PARROCO ASESINADO

El pasado 8 de agosto el padre José Reinel Restrepo Idárraga dio unas declaraciones al programa Oriéntese, en el que manifestó su rechazo a la explotación de oro a cielo abierto en el municipio de Marmato, Caldas.

domingo, 29 de mayo de 2011

Las principales empresas mineras mundiales ya están en Colombia.



 Xstrata, Billiton, Drummond, Glencore, Anglogold Ashanti, Anglo American y las brasileñas MPX y Vale, entre otras, hacen parte del mapa empresarial minero del país, más las locales como el caso de Mineros S.A.

En la mira

Según Augusto Jiménez, presidente de Drummond, las inversiones de la empresa este año superarán los US$400 millones. De otro lado, la venta de la minera continúa generando una enorme expectativa. Algunos consideran que no se va a dar; pero otros aseguran que las negociaciones con Xstrata van más adelantadas que nunca y pronto habría noticias.

La actividad minera está en la palestra pública por cuenta del debate del proyecto aurífero de Greystar. El reto por delante es enorme: preservar el medio ambiente mientras se genera riqueza.


El desarrollo minero del país se está moviendo entre dos grande olas: el auge económico que ha despertado su actividad y el debate ambiental y social derivado de su extracción.

Los números muestran su fortaleza. Las exportaciones de minería -impulsadas por carbón y oro- superaron los US$9.400 millones el año pasado, frente a US$8.100 millones de 2009. Uno de los principales factores fue la tendencia al alza en los precios de los commodities. En el caso del carbón, el promedio al año se acercó a US$100 por tonelada, mientras el oro viene aumentando su valor y en las últimas semanas superó los US$1.500 por onza, su mayor cotización en la historia.

Las exportaciones mineras, que hace diez años pesaban cerca de 10% del total de las ventas al exterior, para 2010 representaron casi 24%, de acuerdo con cálculos del Sector de la Minería a Gran Escala (SMGE).

Según la Cámara Colombiana de Minería, la producción de carbón se ubicó, en 2010, por encima de 74 millones de toneladas, mientras la de oro llegó a 53,6 toneladas, es decir, crecimientos de 2,1% y 12,1%, respectivamente, frente a 2009. En el caso carbonero, el invierno no ayudó a un crecimiento significativo en la producción.

Y sus planes vienen en aumento. Glencore, por ejemplo, anunció que en cinco años espera duplicar su producción de carbón en Colombia y llegar a 20 millones de toneladas, lo que significará inversiones por US$1.000 millones. Por su parte, la gigante brasileña Vale apuesta sus cartas en el tema carbonero. Drummond, a su vez, espera llegar este año a 25 millones de toneladas de exportación -en 2010 fueron 22 millones- y alcanzar ventas por US$2.500 millones. Mineros, está buscando nuevos proyectos de exploración de oro y otros minerales en distintas regiones de Colombia y en otros países.

Según Claudia Jiménez, directora ejecutiva de SMGE, las inversiones previstas en los próximos cinco años ascienden a US$ 8.355 millones.

Se espera una de las movidas empresariales más importantes en la historia del país: la venta de Drummond. Aunque se ha enfriado, continúa generando una enorme expectativa. Algunos consideran que su venta no se va a dar; pero otros aseguran que las negociaciones con Xstrata van más adelantadas que nunca y que pronto habría noticias.

Las controversias 

La otra cara es el tema ambiental. El caso de Greystar, en Santander, prendió las alarmas sobre las deficiencias en la regulación, los cambios en las reglas del juego y la vulnerabilidad de algunas zonas del país frente a la expansión minera.

Los empresarios mineros argumentan que no está mal la prohibición de explotar minas en zonas de reserva forestal, pero no hay una delimitación clara de las áreas, pues 45% del país está en esas zonas.

"Preocupa que el Gobierno haya señalado a la minería como una de las locomotoras de crecimiento sin las herramientas para serlo", dice Beatriz Uribe, presidente de Mineros.

A juicio de los empresarios, una de las mayores fragilidades del actual modelo minero es la institucionalidad. En este sentido, el Gobierno avanza en la constitución de la Agencia Nacional de Minería (ANM) y la redefinición de Ingeominas.

Otra es la descoordinación institucional entre entidades, como los ministerios de Ambiente, Minas e Interior, y la falta de claridad en aspectos críticos como las consultas previas a comunidades de minorías étnicas; la sustracción de áreas de reserva forestal y la delimitación de zonas de páramos.

Precisamente, la Corte Constitucional declaró, en mayo, inexequible la Ley 1382 de 2010 porque no hace consulta previa a las comunidades indígenas. Según Díaz, de la Cámara Colombiana de Minería, el Código de Minas lo conforman 359 artículos de la Ley 685 de 2001, de los cuales 10 fueron derogados y 21 modificados por la Ley 1382. La declaratoria de inexequibilidad de esta ley entraría en vigencia en dos años, por lo cual durante este periodo todo lo contemplado en ella continuará vigente. 

De otro lado, las empresas mineras no han recibido de buena forma los cambios que ha generado el actual gobierno en términos tributarios y arancelarios, como la reforma arancelaria, la eliminación de la deducción del 30% por inversión en activos fijos reales productivos, el encarecimiento del endeudamiento externo y el congelamiento de las zonas francas uniempresariales.

El reto es encontrar un balance entre la necesidad de conservar y preservar recursos naturales y el medio ambiente, y la urgencia de generar riqueza minera y aprovechar sus recursos para financiar el desarrollo del país. En especial, por el potencial de negocios que se avecina. ¿Por qué?

El año pasado se dio uno de los grandes hitos en la historia carbonera del país: Cerrejón y Drummond, por ejemplo, ya llegaron con producción al Asia, cuando en el pasado los principales destinos eran Europa y Estados Unidos. Esa es una región cuya demanda de carbón y commodities viene en ascenso; más aún después de la tragedia de Japón generada por el terremoto, el tsunami y la posterior emergencia nuclear. 

Hoy en día, países de Asia y Europa, al igual que Estados Unidos, han puesto en observación los planes futuros de realización de plantas nucleares, lo que en concepto de algunos empresarios abre oportunidades para energéticos como el carbón.
http://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/mira_88508.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

INVASIONES MINERAS EN COLOMBIA - PARTE 1

INVASIONES MINERAS EN COLOMBIA - PARTE 2

INVASIONES MINERAS EN COLOMBIA - PARTE 3

INVASIONES MINERAS EN COLOMBIA - PARTE 4